Liderazgo Personal: atreverse a pesar de la imperfección

Liderazgo personal Be your own leader #personalbrandingpro #marcapersonal #liderazgo
Encontré una imagen que hablaba de las características de un buen líder. Parecía hablar de un tipo de persona, muy difícil de encontrar. Alguien que hubiera trascendido todos los obstáculos personales. 

Entonces pensé “este que se trata de vivir siempre en el presente, por ejemplo, no lo vivo al 100%… tampoco el de actuar siempre con amor, porque a veces me enojo (y mucho)… o este, el de creer siempre en la humanidad, para que mentir, a veces hay gente a la que le pierdo la fe…”.

¿Eso significa que si no tengo las características el 100% del tiempo, no soy un buen líder?

Personalmente, creo que donde no hay amplitud para la imperfección humana, no hay espacio para el crecimiento. No la podemos exigir, ni la podemos garantizar.

Un buen líder para mi, es alguien que efectivamente hace su mejor esfuerzo por vivir estas características— y que aunque caiga eventualmente, siempre se levanta. El tema no es ser un líder perfecto, es atreverse a asumir el rol a pesar de nuestras imperfecciones. Y en el proceso dejarnos pulir, formar y fortalecer.

  1. Valentía
  2. Pasión
  3. Integridad
  4. Fuerza Emocional
  5. Vivir en el presente
  6. Lenguaje poderoso
  7. Tener fe
  8. No definirse por las circunstancias
  9. Creer en la humanidad
  10. Sostenidos por el amor

A esta lista yo le agregaría varias otras destrezas importantes:

  • Saber RECIBIR ayuda
  • Elegir ser amable y valiente al mismo tiempo, eso si que es una destreza (working on it)
  • Complementario del anterior, elegir ser valiente sobre mantenerse cómodo
  • Permitirse llorar
  • Permitirse equivocarse
  • Permitirse ser vulnerable
  • Permitirse no saber siempre qué hacer, qué decir, qué sentir
  • Poner límites claros
  • Dejar ir y perdonar
  • Saber estar solo
  • Saber hacer nada
  • Saber meditar

Lo que si puedo aseverar es que cualquier persona que busque con tenacidad a su líder interno lo encontrará. No hay verdadero liderazgo de equipos sin liderazgo personal.

Hay líderes cuyo potencial está en encontrar a su tribu. ¿Tú, ya encontraste a la tuya?

No siempre estoy feliz

No siempre estoy feliz. A veces lloro y me enojo. A veces dudo y me cuestiono todo. Pero siempre mantengo la mente abierta y el corazón dispuesto para abrazar la vida y sonreír, a pesar de todo. Tengo el don del optimismo, de creer en milagros y de ver lo bueno de la gente, lo vulnerable, lo rescatable. No me gusta guardar rencores, ocupan mucho espacio en el alma. Prefiero soñar despierta que estar dormida en la realidad. Creo que los seres humanos somos capaces de maravillosas y valientes acciones… si tan solo alguien nos lo recuerda a diario. Ese es mi modesto plan para mis hijos: mostrarles de lo que son capaces, aunque toda una cultura diga “para qué cambiar las cosas, si siempre se han hecho así”.

No siempre estoy feliz. Pero siempre sé que #feliz es mi etiqueta original. Solo necesito recordarlo a diario. Esa es mi tarea diaria. Recordar………………..

Diálogos conmigo misma, MQ 2019

Nuevas definiciones para viejas palabras

Hay palabras que están cargadas de significados obsoletos. Esta es una propuesta para cambiarlas.

Piensa en esta imagen: Todas las decisiones que tomas lo haces por voluntad, tomando en cuenta lo feliz que eres y eso por lo que decides solo agrega a una felicidad que ya existe. Toda decisión apoya tu bienestar. Interactúas con otros con alegría y tolerancia; siempre en profundo respeto de tu integridad. Sirves al mundo por amor y no por obligación. Te amas a ti mismo de tal manera que solamente haces aquello que te da paz y bienestar… Tu mente, tu boca y tu actuar son una misma voz. — Al leer esto me siento bien… aunque una parte de mi se siente egoísta.

¿EGOÍSTA? pero si eso es “malo”. O así nos enseñaron. De lo que hablo es de cultivar un amor propio no visto y no enseñado. No nos enseñan a amarnos, sino a buscar y a expresar amor afuera de nosotros. Nos enseñan a dar, pero raras veces a recibir. Es más, al que es bueno para recibir le llamamos “ambicioso”… y he escuchado a más personas de las que me gustaría, justificándose y explicándome cómo su ambición es “buena”. ¿Quién dijo que pedir poco es noble y pedir mucho está mal visto? Nos enseñaron a sacrificarnos y que eso era amor. Nos enseñaron que el bueno se sacrifica, da mucho y pide poco, guarda silencio, es humilde, prudente, más digno de mérito… nunca le preguntaron al bueno si lo hacía queriendo o teniendo que…

Actuar desde la voluntad y la convicción de que a veces hay que hacer cosas incómodas para lograr un objetivo — y hacerlo con una sonrisa es un acto de amor propio. A veces nos toca hacer cosas que parecen difíciles y dolorosas, pero amorosas. La actitud con la cual las veamos y hagamos, definen si son o no un acto de amor para con nosotros, o las percibimos como una agresión.

Cada día es una decisión. Mantén tu balance e integridad aunque algunos lo confundan con egoísmo. Click To Tweet

Finalmente todo es una decisión. Desde por qué hacemos lo que hacemos. Hasta cómo nos apreciamos o no en cada acción. Percibimos las cosas de modo automático… hasta que decidimos cambiar la percepción voluntariamente porque un significado nuevo se hace necesario.

 

“Estoy haciendo esto porque me brinda bienestar, me ayuda a crecer y porque siendo una mejor versión de mí estoy sirviendo al mundo. A veces eso que hago no es cómodo, como perdonar a quien me ofende. Pero es bueno para mi. Me da paz. A veces eso que hago es decir NO a una persona que espera un SI. Porque reconozco que valoro mantener mi integridad primero que tener la aprobación pasajera de otra persona”.

 

Finalmente te propongo una nueva definición de “egoísmo”: Hacer solo lo que te da paz y bienestar. Si eso significa dar tu tiempo a una causa, o compartir tu pan con el hambriento, ver cómo sonríe el amigo a quien consolaste, … si eso que para algunos es un sacrificio te hace feliz, te da paz y bienestar… sé egoísta. Porque cuando somos ese tipo de egoístas, el amor prevalece y el amor es la única verdad que hay.

Otras palabras que me gustaría redefinir:

Sacrificio: Acto voluntario, valiente y aparentemente incómodo que se hace desde la abundancia del corazón, para que otros estén bien.

Lealtad: Relación de honestidad y comunicación conmigo misma, en la cual tengo la capacidad de permanecer en mi propia integridad sin culpa y decir NO sin drama.

Matrimonio, Familia, Amistad y/o Maternidad: La mejor oportunidad de aprender a amar y amarme incondicionalmente, a sabiendas de que toda rosa tiene espinas, y eso no le quita su belleza. Espacio ilimitado para la creatividad, el perdón y aprender el arte de poner límites sanos.

Ambición: Convicción de la abundancia del universo y confianza en nuestra capacidad y derecho de recibirla.

Humildad: Ser capaces de vernos al espejo y reconocer la perfección con la que fuimos creados.

Prudencia: Pensar y editar antes de hablar o actuar.

Integridad: No robar, no mentir, no engañar, no abusar, no calumniar… empezando por mi.

¿Y a tí, qué palabra te gustaría redefinir para tener una percepción más sana, feliz y expansiva de su significado? Déjame tus comentarios.